Autocultivo de marihuana en exterior

Aprende todos los trucos y cuales son los mejores productos para mejorar el rendimiento de las plantas de marihuana de tu cultivo exterior. Cultiva auténticas bestias y cosecha calidad y cantidad.

Cultivo en terraza de cannabis autofloreciente usando macetas textiles

Fertilizantes y materiales usados

En este artículo os mostramos un seguimiento de cultivo de genéticas de cannabis autofloreciente en exterior, usando macetas geotextiles y macetas normales para comparar los resultados.

Es decir, en este seguimiento valoramos qué maceta es mejor para sembrar AutoFem, comprobando los efectos beneficiosos de las macetas textiles en este tipo de variedades, aprovechando su gran capacidad de fomentar el desarrollo radicular, repercutiendo en un mayor desarrollo y en una floración más abundante.

Para ello, hemos cultivado 2 plantas de 2 genéticas diferentes para hacer una prueba comparativa; hemos cultivado una planta de cada variedad en un Smart Pot de 18L, que serán las “sujetos principales”, y las otras 2 en Smart Pot de 12L, además de una planta extra de una de las dos variedades en una maceta blanca rígida redonda de 11L (5 plantas en total).

Fumando marihuana

Continuar leyendo

Cómo cultivar marihuana Autofloreciente

Mikromachine empezando la floración

Mikromachine empezando la floración

Las plantas de cannabis autofloreciente están de moda, y son muchas las personas que, bien por su sencillez de cultivo, por su tamaño o su rapidez, las prefieren para su cultivo de temporada en exterior, en solitario o junto a sus plantas de marihuana regulares o feminizadas.

Cultivando marihuana automática en casa

En este artículo, explicaremos cómo realizar correctamente un cultivo de plantas automáticas, buscando obtener de estas pequeñas damas la mejor calidad y cosecha posibles.

Para este seguimiento empleamos semillas de Mikromachine de Kannabia Seeds en macetas de 18L y 11L de capacidad. Fueron cultivadas en tierra All Mix de Biobizz, que ya contiene el alimento necesario para las primeras 3 semanas semanas de vida de la planta; de este modo no tendremos que preocuparnos de su nutrición ni correremos riesgos sobrealimentando nuestras plantas, pues asimilarán todo lo que necesiten para su crecimiento vegetativo directamente de la tierra.

Es importante que en la primera fase de vida de las plantas estas no sufran ningún tipo de contratiempo que les produzca estrés, como una sobre fertilización o un exceso de riego, dado que esto repercutirá mucho en la altura final y el tamaño de nuestras plantas.

Las plantas que sufran cualquier tipo de estrés durante la fase de crecimiento vegetativo crecerán poco y mal, produciendo muy poquitos cogollos en consecuencia, y esto no se puede remediar una vez sucede, pero se puede evitar muy fácilmente haciendo las cosas bien durante las tres primeras semanas de cultivo.

Mikromachine de Kannabia en el inicio de floración

Mikromachine de Kannabia en el inicio de floración

El primer paso que haremos será el de plantar las semillas en un jiffy (o incluso en la maceta final, si queremos ahorrarnos pasos). Una vez estén germinadas y se haya desarrollado la plántula, la trasplantamos a la maceta de 18L para plantas autoflorecientes, que es más honda que ancha, lo que permite a la planta desarrollar todo su potencial.

Que la maceta tenga esta forma es importante, pues permite que la raíz principal se desarrolle al máximo, lo que consigue que la planta crezca también al máximo en altura y anchura.

La marihuana automática puede crecer más o menos, dependiendo de cómo la cultivemos, del tamaño del contenedor…. Pero tienen un límite: a las 3 semanas de germinarse empiezan la maduración. Esto significa que la altura que tengan llegado este punto será la mitad de su altura final, ya que en floración siguen creciendo, pero de forma mucho más lenta.

Esto es así debido al gen autofloreciente que poseen, que las hace florecer cuando alcanzan la madurez sexual.

Existen ciertos factores que aceleran la manifestación de dicho gen autofloreciente, haciendo que la marihuana empiece a florecer un poco más pronto de lo que nos interesa, con lo que nos conviene conocerlos para conseguir que las plantas se desarrollen según nuestras necesidades. Continuar leyendo

Cómo cultivar cannabis en macetas

Cultivar marihuana en tierra es de lejos la forma de cultivo más utilizada en todo del mundo, tanto en interior como en exterior, por los grandes resultados que ofrece. En este artículo te ayudamos a optimizar nutricionalmente el sustrato de forma simple y eficaz.

Tierra para cannabis

Tierra para cannabis

¿Cuál es la mejor tierra para el cultivo de marihuana?

Sin duda, la mejor opción es usar una tierra diseñada para el cultivo de cannabis, ya que su textura y composición nos garantiza unos resultados muy superiores que los que ofrece un sustrato de jardinería clásico.

Usar un sustrato especialmente creado para cultivar cannabis es una muy buena manera de optimizar nuestra cosecha, ya que nos asegura una buena estructura, y con ella un buen drenaje y aireación, un óptimo PH, y un equilibrio de los nutrientes que contiene. Por ejemplo, tanto BioBizz como Top Crop nos ofrecerán excelente resultados.

Enriquecer la tierra antes de usarla para cultivar

Además de los fertilizantes líquidos, existe la posibilidad de enriquecer la tierra usando fertilizantes sólidos y estimuladores de la microvida, lo que nos permitirá prescindir o reducir la cantidad de nutrientes líquidos a usar, facilitándonos el trabajo durante el cultivo.

Una buena mezcla sería la siguiente: Continuar leyendo

Podar y doblar las plantas de cannabis

Cómo, cuándo y porqué aplicar poda a nuestras plantas de marihuana

En este artículo explicaremos cómo podar las plantas de cannabis, para así controlar su altura, mejorar su productividad u homogeneizar un cultivo en interior con muchas variedades distintas.

Poda FIM en la marihuana

Existen diferentes técnicas de poda para las plantas entre las que destacan la poda apical, la poda FIM, la poda RIB, la poda de bajos o “Lollypop”, etc.

También tenemos técnicas de moldeado como el super cropping o rotura parcial del tallo o ramas, que nos sirve para redirigir los brotes de nuestras plantas, y adaptar su crecimiento a nuestro espacio de cultivo.

Antes de empezar a pensar en las podas, debemos saber qué tipo de plantas queremos cultivar, y qué queremos conseguir. Es importante tener en cuenta el espacio del que disponemos, con las limitaciones ambientales o físicas que se nos puedan presentar, tanto en el cultivo de interior como en exterior.

En el cultivo de exterior, las usaremos bien para controlar la altura de las plantas, bien para conseguir plantas ramificadas y arbustivas, aumentando su producción; en interior, para conseguir que las plantas se mantengan alejadas del foco, y para repartirlas bien dentro del espacio disponible, asegurándonos que todas reciben luz suficiente. Continuar leyendo