Cómo cultivar marihuana Autofloreciente

Mikromachine empezando la floración

Mikromachine empezando la floración

Las plantas de cannabis autofloreciente están de moda, y son muchas las personas que, bien por su sencillez de cultivo, por su tamaño o su rapidez, las prefieren para su cultivo de temporada en exterior, en solitario o junto a sus plantas de marihuana regulares o feminizadas.

Cultivando marihuana automática en casa

En este artículo, explicaremos cómo realizar correctamente un cultivo de plantas automáticas, buscando obtener de estas pequeñas damas la mejor calidad y cosecha posibles.

Para este seguimiento empleamos semillas de Mikromachine de Kannabia Seeds en macetas de 18L y 11L de capacidad. Fueron cultivadas en tierra All Mix de Biobizz, que ya contiene el alimento necesario para las primeras 3 semanas semanas de vida de la planta; de este modo no tendremos que preocuparnos de su nutrición ni correremos riesgos sobrealimentando nuestras plantas, pues asimilarán todo lo que necesiten para su crecimiento vegetativo directamente de la tierra.

Es importante que en la primera fase de vida de las plantas estas no sufran ningún tipo de contratiempo que les produzca estrés, como una sobre fertilización o un exceso de riego, dado que esto repercutirá mucho en la altura final y el tamaño de nuestras plantas.

Las plantas que sufran cualquier tipo de estrés durante la fase de crecimiento vegetativo crecerán poco y mal, produciendo muy poquitos cogollos en consecuencia, y esto no se puede remediar una vez sucede, pero se puede evitar muy fácilmente haciendo las cosas bien durante las tres primeras semanas de cultivo.

Mikromachine de Kannabia en el inicio de floración

Mikromachine de Kannabia en el inicio de floración

El primer paso que haremos será el de plantar las semillas en un jiffy (o incluso en la maceta final, si queremos ahorrarnos pasos). Una vez estén germinadas y se haya desarrollado la plántula, la trasplantamos a la maceta de 18L para plantas autoflorecientes, que es más honda que ancha, lo que permite a la planta desarrollar todo su potencial.

Que la maceta tenga esta forma es importante, pues permite que la raíz principal se desarrolle al máximo, lo que consigue que la planta crezca también al máximo en altura y anchura.

La marihuana automática puede crecer más o menos, dependiendo de cómo la cultivemos, del tamaño del contenedor…. Pero tienen un límite: a las 3 semanas de germinarse empiezan la maduración. Esto significa que la altura que tengan llegado este punto será la mitad de su altura final, ya que en floración siguen creciendo, pero de forma mucho más lenta.

Esto es así debido al gen autofloreciente que poseen, que las hace florecer cuando alcanzan la madurez sexual.

Existen ciertos factores que aceleran la manifestación de dicho gen autofloreciente, haciendo que la marihuana empiece a florecer un poco más pronto de lo que nos interesa, con lo que nos conviene conocerlos para conseguir que las plantas se desarrollen según nuestras necesidades.

El factor más importante a tener en cuenta es, sin duda, la cantidad de sustrato para marihuana utilizado y cómo esté dispuesto para que las plantas lo aprovechen. Es decir, no es lo mismo usar una maceta de 20L más ancha que honda, que una igual pero más honda que ancha, ya que en el segundo caso, la raíz principal de la planta tendrá más espacio para crecer hacia abajo.

Esto es importante porque, en las autos, cuando la raíz principal detecta el borde inferior de la maceta, las plantas se ponen a florecer, dejando de crecer en altura. Por tanto, cuanto más tiempo tarde la raíz de la planta en llegar al final de la maceta, mayor tamaño final de planta y mayor producción obtendremos.

Materiales utilizados en el cultivo:

  • Tierra All Mix de Biobizz
  • Maceta de 18L especial para plantas automáticas
  • Abonos base: Naturcannabis crecimiento y floración
  • Complementos abonos: Aptus kit set Pro (Regulator, Startbooster, Topbooster, K-Boost, P-Boost, Ca-Mg Boost)
  • Otros aditivos: Cal Green, amino Roots
  • Trichoderma azarium de GHE

Inicio de cultivo, crecimiento vegetativo

Marihuana en la tercera semana de floración

Marihuana en la tercera semana de floración

Las semillas germinadas fueron del banco Kannabia; la Speedy Gonzales y la Micromachine, sembrándose directamente a la maceta definitiva de 18L para autos. La tierra usada es de alta calidad (específica para cannabis), la cual contiene fertilizante suficiente para realizar un crecimiento casi sin aporte de abonos líquidos.

El periodo de crecimiento será bastante limitado, de no más de 3-4 semanas, contando con el “strech” (crecimiento de las plantas en la fase de prefloración, las dos primeras semanas de la fase de floración.

Cuando las plantas acababan de nacer y eran bien pequeñas, se realizó un riego con muy poca cantidad de agua, de unos 330ml por maceta y planta, junto con una S/N (solución nutriente) a base de Aptus Regulator a razón de 1.5ml/10L, Naturcannabis Crecimiento 1ml/l, Aptus Start Booster a razón de 2.5ml/10L, Amino Roots 8ml/10L, Trichoderma Hazarium Cal Green 1ml/l.

Cuarta semana de maduración

Cuarta semana de maduración

El riego se hizo generalmente con la misma cantidad de s/n durante gran parte del crecimiento, consiguiendo un buen desarrollo radicular de las plantas, y un mejor crecimiento de la parte aérea de las plantas. En la primera semana de vida de las plantas, han ido adquiriendo un buen tamaño.

Pasada una semana, la colonización del sustrato por parte de las raíces es abundante, y la planta puede consumir más nutrientes que en un inicio, así que aumentaremos un poco la cantidad de s/n aportada, pasando de 330ml a 500ml cada dos días, manteniendo igual la dosificación de productos usados.

El crecimiento es regular, pudiendo observar como las plantas crecen unos pocos centímetros cada día, y se ven más grandes, fuertes y robustas. Pasadas estas dos semanas en las que hemos ido controlando los riegos, vemos los frutos de nuestro trabajo; las plantas tienen un aspecto compacto y estilizado, estando bien preparadas para entrar al periodo de floración con una estructura vegetal ideal para una buena producción de cogollos.

Esto será importante para poder disfrutar de cogollos de calidad, especialmente si nos gusta consumirlos usando un vaporizador de marihuana.

Floración de la Mikromachine de Kannabia

Cogollo satélite de Mikromachine

Cogollo satélite de Mikromachine

La maduración de las plantas autoflorecientes también es más corta que en las plantas no automáticas, durando solo alrededor de mes y medio – dos meses, aun que puede variar un poco según la variedad sembrada y las condiciones ambientales del cultivo.

En este caso el cultivo se realizó durante los meses de finales de junio, julio y agosto (verano en España) cuando las temperaturas y el sol favorecen al máximo la creación de una atmósfera ideal para el cultivo de las plantas automáticas, tanto por el calor que ayuda a las plantas a crecer cómodamente, como por los largos y soleados días con pocas lluvias.

Ya empezada la floración, vemos que las plantas tienen una estructura vegetal considerable, ideal para que puedan llegar a producir unos cogollos voluminosos y compactos. Tal y como podemos ver en las fotos el esqueleto vegetal es muy similar en todas las plantas, aunque cabe decir que más adelante podremos diferenciar entre dos genotipos distintos.

La altura final de las plantas ronda los 80-90cm, con unos espacios internodales bastante cortos conseguidos en parte por el aditivo Regulator de Aptus, que consigue un incremento en la pared celular de los tejidos, aumentando el grosor del tallo y consiguiendo plantas más compactas.

Al final del “strech” se empiezan a ver claramente las primeras flores en las puntas de las ramas, así que, semana a semana, iremos aumentando la cantidad y frecuencia de uso de los abonos para que tengan suficiente elementos nutritivos como para que se desarrollen bien, y no sufran ningún estrés provocado por una falta de equilibrio en la nutrición.

Es importante tener en cuenta los niveles de nitrógeno que contienen los fertilizantes para cannabis que usemos, para evitar excesos de dicho nutriente, dado que si eso pasa, las plantas crearán un cogollo espigado al inicio de la floración, y no compactará bien. Si se da el caso deberemos actuar haciendo un pequeño lavado de raíz, para corregir los niveles de EC en la maceta, adecuándolos a cada etapa de la vida de la planta.

Sexta semana de Floración de la Mikromachine

Sexta semana de Floración de la Mikromachine

Como podéis ver en las fotos del final del post, dos de las 4 plantas tienen un color verde oscuro más intenso que las otras dos, señal de que esas dos plantas absorven más comida que las otras. Esto nos enseña que, aunque cultivemos plantas de la misma genética, puede haber entre ellas diferencias en las necesidades nutricionales, y por eso siempre es mejor observarlas bien y adaptar la cantidad de fertilizantes para cada planta, obteniendo así la mejor calidad posible.

En el caso de querer realizar un solo deposito de s/n y regar a partir del mismo a todas las plantas, recomendamos que previamente se tengan en cuenta aquellas plantas que “sean más comilonas”. Esta acción la realizamos para poder preparar el deposito con la s/n más adecuada para posteriormente ir diluyendo el deposito con sus nutrientes añadiendo más agua y rebajar de este modo la concentración de EC , dando el alimento justo e imprescindible para cada genética o planta de nuestro cultivo.

4ª semana de floración

A partir de la cuarta semana de floración podemos ver como las flores van creciendo sin parar, engordando poco a poco, sin problemas destacables y sin ninguna plaga que pueda llegar a mermar la producción ni calidad final. En nuestro caso, al principio de la floración hubo una pequeña plaga de araña roja que se eliminó inicialmente con Cinnaprot (extracto de canela) por vía foliar, seguido de unas aplicaciones de aceite de neem (antes de que aparecieran las flores) como preventivo natural.

A partir de esta semana los niveles de nutrientes se aumentaron, siguiendo las recomendaciones de la tabla de cultivo de Aptus.

Tabla de cultivo de Aptus

Tabla de cultivo de Aptus

En la quinta semana de maduración, los cogollos ya están bien formados y a listos para exhibir sus mejores galas, cubriéndose de resina repleta de THC. Estos se empiezan a compactar en todas las plantas, independientemente del fenotipo cultivado.

Seguiremos añadiendo los aditivos de floración como el Top Booster de Aptus junto con el Regulator hasta la última semana de floración, ya que los ácidos húmicos y fúlvicos ayudarán a las plantas a acabar de madurar sus cogollos.

Fase final de la floración de las plantas de marihuana AutoFem

Mikromachine al final de su maduración

Mikromachine al final de su maduración

En la sexta y penúltima semana de floración nos fijaremos en la morfología de los tricomas con una lupa de 50x, para ver su estado de madurez.

Con las Mikromachine fueron necesarios 80 días desde la germinación hasta ser cosechadas. En este punto del cultivo se realizó un pequeño lavado de raíces, buscando reducir la concentración de alimentos en el sustrato, y así forzar a la planta a que se alimente de las reservas de sus tejidos, que los cogollos tengan el mejor sabor y olor que nos puedan brindar.

En la séptima y última semana de floración vemos como los cogollos ya están bien maduros; en la mayoría de las plantas los estigmas (los pelos) de los cogollos se han vuelto de color marrón/naranja, indicando el final de la floración. Comprobamos nuevamente los tricomas antes de proceder a la cosecha de las plantas de marihuana.

Cogollo central de Mikromachine al final de su maduración

A lo largo de la floración las plantas han recibido algún que otro ataque de plagas que no ha podido repeler el aceite de neem: las temibles orugas. Estas orugas han aparecido por culpa de las mariposas, que han realizado la puesta de huevos en las hojas de las plantas. Cuando se han dado las condiciones ideales, (altas humedades precedidas de unas lluvias constantes) estos han eclosionado, apareciendo las temibles orugas.

En este caso, al aparecer la plaga al final de la floración, optamos por realizar una limpieza de orugas a mano, evitando rociar las plantas cualquier producto que pudiera dejar trazas en los cogollos.

Hacemos esto por que al aplicar estos productos hay que tener en cuenta que deben pasar mínimo 15 días antes de cosechar las plantas, para evitar que queden restos del producto impregnando los cogollos; si no lo hacemos así, su sabor se verá claramente alterado (además de que no se recomienda por motivos de salud) y en consecuencia la cosecha no será apta para el consumo.

Tras el corte, las plantas se secaron en un armario con un filtro de carbono y un extractor instalados, y así evitar que cualquier olor saliera del mismo. Esto es importante, pues mientras las flores se secan, los terpenos se volatilizan con mucha facilidad, impregnando nuestra casa de olor a marihuana, que puede delatarnos ante nuestros vecinos, o simplemente, resultar molesto. Por eso es importante disimularlo mediante la utilización de filtros o con aparatos tan efectivos como el Neutralizer.

Glándulas de resina Mikromachine

Glándulas de resina Mikromachine

0 Comment


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *