Conservar y curar la cosecha de marihuana

Conservación de los cogollos del cannabis

Una vez hemos cortado y secado las plantas de cannabis es vital conservar adecuadamente nuestra cosecha de marihuana para poder disfrutarla en los meses siguientes.

La conservación del cannabis debe hacerse almacenando los cogollos en botes de cristal con cierre hermético.

Los primeros cinco/diez días de curado debemos abrir los botes una o dos veces al día dejándolos abiertos durante una hora, para ventilarlos y expulsar la humedad que pueda quedar en las flores. De este modo evitaremos cualquier riesgo de aparición de moho.

Debemos guardar los botes en un lugar fresco y oscuro durante su curado, para evitar que la luz del sol y el calor degraden los cannabinoides y los terpenos.

Marihuana curándose

Durante su conservación, los cogollos de marihuana mejoran día a día, cambiando y concentrando sus propiedades organolépticas (sabor y aroma), y transformando los cannabinoides ácidos en cannabinoides psicoactivos, incrementando su potencia y su calidad con cada mes que pasen almacenados (hasta 1 año, luego empiezan a perder propiedades poco a poco).

Congelar los cogollos de marihuana

Si preferimos fumar marihuana fresca en vez de muy madura, podemos optar por congelar las flores en lugar de guardarla en botes de cristal para que se cure, consiguiendo que los cogollos mantengan intactas sus propiedades.

Este proceso debe hacerse siempre usando bolsas o recipientes herméticos, evitando que la humedad de la condensación entre en contacto con la hierba.

30 abril, 2018 | Cosecha de marihuana
0 Comment


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *