Cómo cosechar tu marihuana según la maduración de los tricomas

¿Cómo sabemos cuándo cosechar nuestra marihuana cargada de resina?

Tricomas de la Jack Cleaner

Después de haber trabajado duro durante 8 semanas, de invertir dinero en una carpa, en fertilizantes y en semillas de cannabis, es el momento de cosechar y recolectar los frutos de nuestro esfuerzo.

Para ello, es vital conocer cuál es el momento en que las plantas alcanzan su punto máximo de potencia psicoactiva, entendiendo mejor lo que pasa durante las últimas semanas de floración.

Algunas genéticas ofrecen un efecto mejor cuando se cosechan unos días antes de alcanzar su punto máximo de producción de THC, y otras se disfrutan más cuando son cortadas pocos días después.

Además, teniendo en cuenta esto, podremos cosechar en relación al tipo de efecto que busquemos; si cortamos un poco pronto, el efecto es más psicodélico, si cosechamos un poco tarde, el efecto es más narcótico, y si lo hacemos en el punto medio, combina un poco de ambos.

Robert C. Clarke, en su libro “La botánica del Cannabis”, nos dice lo siguiente en relación a la información que nos dan los tricomas:

Cuando los tricomas se aproximan a su punto máximo de concentración de THC, estos son de color claro y transparente, pues la resina fresca aún se está creando, llenando la cabeza de la glándula.

En este punto del desarrollo la producción de THC está en su máximo esplendor, y los niveles de CBD son bajos y estables, pues las moléculas se transforman rápidamente en THC. Por otro lado la síntesis del THC evita que se forme CBN (fruto de la degradación del THC a causa de la luz y el calor).

Tricomas de cannabis

La creación de terpenos (las moléculas aromáticas) también alcanza su punto máximo en este momento, consiguiendo que los racimos de cogollos sean maravillosamente aromáticos.

A muchos cultivadores les gusta cosechar algunas de sus genéticas en esta etapa de la maduración, para conseguir marihuana con un efecto muy psicoactivo, claro y cerebral

Esto se debe a que en este momento el bajo % de CBD y CBN nos permiten sentir el efecto del THC sin apenas sensacion de sedación. Al cultivar híbridos Indica, si deseamos reducir su efecto narcótico, será interesante cosecharlos en este momento, cuando las cabezas de los tricomas están completamente formadas y translúcidas, justo antes de que empiecen a volverse ambarinas.

Si por el contrario, buscamos un efecto menos psicodélico y más narcótico, esperaremos a que el 25% de los tricomas muestren colores ámbar. Y si esperamos más, conseguiremos plantas puramente sedantes, sin apenas efecto psicoactivo, que nos dejarán completamente KO al poco de fumarlas, aunque si nos excedemos, los cogollos perderán aroma y potencia.

El tiempo de maduración de la marihuana depende de la genética, habiendo diferencias de días e incluso semanas entre una variedad y otra. No tarda lo mismo una sativa que una indica, pues siguen desarrollos diferentes.

Para ver el estado de los tricomas, es fascinante usar una cámara digital con modo macro, que nos ofrezca claridad y buena definición de imagen, haciéndonos sentir como que observamos un mundo extraterrestre a pequeña escala. Aunque si no tenemos, un pequeño microscopio de 50x también nos vale.

Para cortar híbridos de predominancia Sativa, lo mejor es asegurarse de que todas las cabezas glandulares de los tricomas están perfectamente formadas, y que aproximadamente el 30% de ellas muestren colores ámbar. Esto nos garantiza un buen efecto psicoactivo, (ya que la producción de THC tarda más en completarse en las genéticas sativa) así como un equilibrio entre la sensación psicodélica y la física.

Resina de la marihuana Space Bomb

Al dejar madurar en exceso una planta corremos el riesgo de que se pierdan gran parte de los sabores, obteniendo una cosecha con muy poco efecto “high estimulante. Sin embargo, existen excepciones; las variedades Haze poseen 3 puntos de corte diferentes, todos ellos muy tardíos, en las últimas fases de la floración.

Cada cultivador debe aprender cual es su efecto ideal en el cannabis, decidiendo entonces qué sensaciones desea experimentar al fumar, lo que le servirá de referencia para saber cuándo cortar su marihuana.

Cortemos cuando cortemos, podemos asumir que esto no afectará al rendimiento final de cogollos, pues en esta etapa el engorde ya se ha producido, alcanzando su peso final.

Maduración de los tricomas y efecto psicoactivo

Las reglas que se presentan a continuación nos ayudan a evaluar el mejor momento para cosechar nuestras plantas, basándonos en la maduración de los tricomas de resina.

1) Cuando las glándulas de los tricomas están bien formadas y son de color claro, los cogollos producirán un efecto “high” más psicodélico, limpio y estimulante, poco sedante; es el mejor momento para cosechar las variedades Indica más narcóticas.

2) Cuando las cabezas de los tricomas están perfectamente formadas y muestran un color ligeramente lechoso o translúcido, es el mejor momento para cosechar la mayoría de las genéticas del mercado.

3) Cuando las cabezas de los tricomas están completamente formadas y todas muestran un color claramente lechoso, con al menos un 30% de ellas de un tono ámbar, será el punto óptimo de corte para las Sativas con maduración tardía como las de la familia Haze. También es el momento ideal para cosechar las plantas para hacer extracciones de hashish.

Si tomamos como ejemplo la genética de marihuana Jacks Cleaner cosechada a los 56 días, vemos que todos los tricomas se muestran de color claro y muy pocos han cambiado a lechosos. En ese instante, la hierba ofrece un efecto muy estimulante, produciendo euforia y agitación en la cabeza, ofreciendo sensaciones visuales y un ácido sabor a limón.

Foto 4 Marihuana al final de su maduración

La misma planta cortada una semana más tarde (63 días) muestra los tricomas de color blanco lechoso, y una buena cantidad (entre 30 % y 50 %) son completamente ámbar, con un color parecido al del refresco de Cola. Si la cosechamos en este momento, su efecto será pesado y sofocante, más físico, sedante y contundente, y el aroma de limón ácido se remplaza por un sabor de limón dulce fermentado. La fumaríamos únicamente por la noche, para conciliar el sueño y descansar, como cannabis medicinal.

La foto 4 es todo un ejemplo de una planta cosechada demasiado tarde desde la óptica de un consumo recreativo, pero este tipo de maduración nos permite beneficiarnos de las propiedades medicinales que posee esta genética en esa etapa tardía.

Otro ejemplo, la Killer Queen; a los 49 días de floración ofrece un aroma y un sabor de bombón, con un efecto estimulante y psicodélico. En cambio, si la cosechamos a los 60 días de floración se transforma en “Super” Killer Queen, con un aroma similar al de la Skunk y un efecto más potente y físico, que te hace entrar en trance.

El principal error que tenemos que evitar es cosechar antes de que los tricomas estén completamente formados. Para ello, una buena técnica es cortar los cogollos cuando veamos que la mayoría los tricomas muestran tonos lechosos, garantizándonos buenos índices de THC, y un efecto recreativo agradable en todas las variedades.

Vortex de TGA SubCool

Cosechar antes de ese momento hará que los cogollos sean menos potentes y menos aromáticos, consiguiendo una cosecha con sabor a césped o a heno, incluso si está seca y curada adecuadamente.

Otra buena técnica es cosechar primero los cogollos más maduros, que suelen ser los de la parte superior de la planta, y los cogollos principales, los que reciben más luz.

Esto conseguirá que las partes más bajas de la planta reciban más luz, facilitando la maduración de los cogollos restantes, incrementando tanto su calidad como su tamaño.

Usando esta información como referencia, será más fácil potenciar el rendimiento de vuestra variedad favorita, y también ayudaros a determinar el margen de cosecha óptimo de aquellas variedades que cultivéis por primera vez.

16 enero, 2018 | Cosecha de marihuana
0 Comment


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *