Cocina cannábica

Aunque normalmente la marihuana es consumido a través de los pulmones (vaporizando o por combustión ) también es posible consumirla por vía oral, de forma de alimento, tanto de forma recreativo como medicinal.

Las principales ventajas de esta forma de consumo son la protección del sistema respiratorio, que no recibe el impacto del humo en comparación con la combustión, y la duración del efecto producido, que será mucho más intenso y duradero (varias horas), lo que nos permite reducir de manera significativa la frecuencia de uso.

Para cocinar con cannabis, debemos extraer los fitocannabinoides de las flores, los principios activos de la planta. Al no ser solubles en agua, utilizaremos grasa vegetal (aceite de oliva, mantequilla de coco), animal (mantequilla, crema, leche entera), o alcohol alimentario (bebidas alcohólicas de 40º), elementos capaces de arrastrar y concentrar los cannabinoides.

¡Disfrutad cocinando!

Como hacer mantequilla cannábica

Mantequilla de marihuana

Haciendo mantequilla de marihuana

La mantequilla cannábica es una de las mejores formas de administración para los usuarios de cannabis terapéutico, sin tener que entrar en contacto con el humo de los cigarrillos, y evitando todas sus consecuencias negativas. Además también es una alternativa más que recomendable para los usuarios lúdicos que quieran ir más allá en sus viajes psiconáuticos, ya que con ella podemos conseguir mayores efectos psicodélicos que fumando o vaporizando.

Este aumento de potencia de explica por dos razones:

  • Al fumar cannabis aprovechamos sólo un 40 % de los cannabinoides, ya que el resto se degrada por el calor. Si nos la comemos aprovechamos el 100% de la potencia de la marihuana.
  • Porque cuando el THC pasa por los riñones sufre una transformación que aumenta fuertemente su potencial psicodélico. Es por ello que hay que tener mucho cuidado con las dosis.

Continuar leyendo